ACABAMOS POR SIEMPRE CON LOS MITOS DEL BLANQUEAMIENTO DENTAL

ACABAMOS POR SIEMPRE CON LOS MITOS DEL BLANQUEAMIENTO DENTAL

Uno de los elementos fundamentales de nuestra apariencia y autoestima, es la sonrisa. Es por ello que cuando los dientes se tornan amarillentos u opacos pueden llegar a afectar la confianza del paciente y éste es el principal motivo para iniciar un tratamiento de blanqueamiento dental.

Sin embargo, con el paso del tiempo han surgido mitos alrededor de este tipo de tratamientos, que le hacen creer al paciente que no es seguro o que dañará de alguna forma sus tejidos bucales. Te ayudamos a entender cómo funciona, cuándo está indicado, cuando puede hacer daño, qué es cierto y qué es falso con respecto a este tema:

 

  • MITO #1: Las cremas dentales blanquean los dientes: Esto es FALSO, al ser abrasivas pueden ayudar a mantener un tratamiento de blanqueamiento ayudando a remover las manchas más externas, pero su contenido de peróxidos oscila entre 1 y 2%; mientras que los profesionales emplean concentraciones de dicho producto de 16 y 22% en adelante. Es por ello que los contenidos activos de las cremas dentales son muy pocos como para generar un cambio notorio, lo que puede generar decepción en la gran mayoría de los casos.

 

  • MITO #2: Puedo usar recetas caseras para blanquear mis dientes sin ir al dentista: FALSO, éstas combinaciones “sencillas y rápidas” como el bicarbonato de sodio, limón y agua o como el carbón activado que actualmente se emplean en forma desmedida para conseguir un tono dental más claro, no poseen el potencial de blanquear las piezas dentales. Por el contrario, pueden rayar el esmalte y producir lesiones de tipo abrasivas que con el tiempo pueden acarrear problemas de sensibilidad.

 

  • MITO #3: El Blanqueamiento debilita los dientes o derrite el esmalte: FALSO, el gel blanqueador está compuesto por peróxidos (de hidrogeno o de carbamida) que generan una espacie de efervescencia que se introduce entre los prismas del esmalte y aclara los pigmentos que oscurecen los dientes. Éste proceso no es abrasivo ni perjudicial para las estructuras dentales y los productos de uso profesional están aprobados por la FDA (Food and Drugs Administration).

 

  • MITO #4: Los dientes quedan sensibles después del Blanqueamiento: VERDADERO y varía de acuerdo al paciente; esto puede ocurrir durante o después del tratamiento ya que la acción de los peróxidos puede irritar de forma reversible la pulpa dental. Disminuir al máximo esta sensibilidad depende del manejo profesional de terapias de fluorización antes y después del blanqueamiento dental.

 

  • MITO #5: El Blanqueamiento Casero no funciona: Esto es FALSO, al seguir el mismo principio, todos los productos de uso profesional para el blanqueamiento dental ya sea de peróxido de hidrógeno o de carbamida en diversas concentraciones, liberan oxígeno y cambian los tonos amarillentos del diente. Por esta razón no hay tratamiento más o menos eficaces.

 

  • MITO #6: Cualquier persona puede someterse a Blanqueamiento: EXISTEN EXCEPCIONES a la cuales no se les recomienda aplicarse este tipo de tratamiento, como por ejemplo mujeres embarazadas, personas alérgicas a los componentes del gel, pacientes con enfermedad periodontal, retracción de las encías, con muchas restauraciones y/o menores de 15 años (a quienes aún no se les ha formado el esmalte completamente).

 

  • MITO #7: Los dientes vuelven a oscurecerse con el paso de los años: La longevidad del Blanqueamiento dental puede variar según la respuesta de las estructuras dentales de cada paciente y depende fundamentalmente de los cuidados que aplique. Es por ello que se recomienda evitar el consumo de ciertos alimentos, bebidas o productos que puedan afectar el aspecto de los dientes o el resultado del tratamiento durante y después del mismo. Luego de aplicado el gel, el “color satisfactorio” puede mantenerse entre 1 y 3 años y de reducirse nunca llegará al tono inicial previo al blanqueamiento siempre y cuando el paciente no consuma en exceso café, té, vino tinto o cigarrillos.

 

Es importante que antes iniciar cualquier tratamiento de blanqueamiento, visites a tu odontólogo para que evalúe de forma integral tu salud bucal y te informe si eres candidato para iniciarlo, cuál es el que más te conviene y cuáles cuidados debes tener.

Smile te ayuda a identificar 4 factores que pueden provocar que tus dientes se vean amarillos

Smile te ayuda a identificar 4 factores que pueden provocar que tus dientes se vean amarillos

Existen diversas causas de la coloración amarillenta de los dientes, por ello es necesario que nuestros pacientes las conozcan, con el objetivo de que se pueda reducir al máximo su uso o consumo y a partir de su identificación se puedan realizar un tratamiento de blanqueamiento dental.

  • Cigarrillo/Tabaco: Durante la inhalación del humo de cigarrillo o tabaco, el residuo amarillento o café de diversas sustancias tales como la nicotina o el alquitrán (entre otras) contenidas en dicho producto, se depositan sobre la estructura de los dientes. Así mismo, éste hábito afecta las encías y el paciente se vuelve propenso a desarrollar placa, cálculo (Sarro) y Caries Dental en su boca, afecciones que desmejoran el aspecto estético de las piezas dentales y reducen su color blanco.

 

  • Bebidas: Ciertas bebidas pueden pigmentar los dientes si se consumen con mucha frecuencia.
  • El Vino Tinto: Contiene tanino, responsable de otorgarle la aspereza, sequedad y amargor a ésta bebida pero que a su vez impregna lengua, encías y dientes, provocando la pigmentación de éstos últimos.
  • El Vino Blanco: Favorece la fijación de las manchas ocasionadas por otros productos alimenticios.
  • Gaseosas: Son ácidas y a su vez contienen sustancias que son afines con los pigmentos exógenos.
  • Té y Café: Así como el vino tino, éstas bebidas contienen taninos, los cuales incrementan la aparición de manchas amarillentas y de color café en los dientes.

 

  • Alimentos: En particular los alimentos ácidos atacan el esmalte dental y lo debilitan, permitiendo que se haga notar aún más la dentina (que es de color amarillo) y genera este aspecto de dientes amarillentos. Así mismo, golosinas, chicles que tiñen la lengua y salsas (de soja, de tomate o curry) generan en los tejidos dentales pigmentos desfavorables y notorios.

 

  • Medicamentos: El impacto de los fármacos varía según cada paciente y el tiempo de ingesta. Es por ello que su uso debe hacerse bajo prescripción y observación profesional.

 

  • Amoxicilina: Provoca manchas amarillentas que son reversibles en su mayoría, ya que pueden removerse fácilmente durante un correcto cepillado dental.
  • Tetraciclinas: Debilitan las estructuras dentarias y su ingesta a muy temprana edad puede alterar el desarrollo y mineralización del esmalte.
¿Por qué siento molestias en los dientes con el aire o cuando consumo algo frío?

¿Por qué siento molestias en los dientes con el aire o cuando consumo algo frío?

Ese dolor que muchos pacientes experimentan al momento de comer, tomar algo frio o con el roce del aire sobre las superficies de los dientes, se conoce como Sensibilidad Dental.

El paciente lo percibe como una sensación de corriente que pasa a través del diente y ocurre al perderse progresivamente el grosor de la capa que recubre la corona del diente (Esmalte); por debajo de ella se encuentra la capa que rodea directamente al nervio (Dentina), ella se caracteriza por poseer gran cantidad de canales que van desde su parte más externa hacia el interior del nervio dental.

Al reducirse el espesor de esmalte, estos canalículos de la dentina comienzan aquedar desprotegidos y se establece una conexión directa entre la pulpa dental y el exterior de la estructura, lo que permite que cualquier cambio térmico o ciertos comestibles produzcan estímulos dolorosos en el diente.

 

¿Qué puede causar la Sensibilidad Dental?

 

  1. Desplazamiento de la encía hacia la raíz del diente por las fuerzas excesivas y en sentido horizontal que se aplican durante el cepillado dental o por enfermedad periodontal.

 

  1. El uso de cremas dentales o productos para blanqueamiento dental (carbón activado, bicarbonato entre otros) que se distribuyen comercialmente y que son agentes abrasivos que rayan y desgastan el esmalte dental.

 

  1. El consumo de bebidas ácidas (jugo de limón, agua carbonatada entre otras) produce erosión o desgaste de tipo químico de la capa más superficial del diente y por consiguiente la exposición dela dentina.

 

  1. El rechinamiento de los dientes no solo ocasiona desgaste en las superficies de los dientes que contactan excesivamente, sino que también produce lesiones a nivel de los cuellos de las piezas dentales y fracturas que igualmente comprometen la dentina.

 

Recomendaciones para evitar la Sensibilidad Dental

Lo primero que se debe hacer al sentir éstas molestias en los dientes es descubrir la causa, para esto es necesario atenderse con un profesional de la salud bucal en primera instancia, el cual puede orientarle en cuanto al origen y el método más adecuado para calmar el dolor. En cualquiera de los casos anteriores, el odontólogo puede recomendarle:

 

  • Utilizar un cepillo dental de cerdas suaves y mejorar la técnica de cepillado con el fin de evitar la retracción de las encías. Del mismo modo evitar el uso de productos para blanqueamiento que no sean indicados por su odontólogo y que puedan generar abrasiones en el diente.

 

  • Cambiar su crema dental convencional por una que esté formulada especialmente para ayudar a reducir la sensibilidad o con altas concentraciones de flúor para fortalecer las áreas que han perdido esmalte. Así como cepillar sus dientes sin mojar antes el cepillo, sólo a expensas de su saliva para lograr la mayor efectividad de éstas cremas dentales.

 

  • Aplicar barnices con contenido de flúor en las áreas más sensibles para ayudar a fortalecer el diente o en su defecto realizar una restauración que repare las áreas de esmalte perdido.

 

 

 

 

 

 

Ha tenido alguna vez dificultad para abrir o cerrar su boca?  Hablemos de la Alteración Temporomandibular

Ha tenido alguna vez dificultad para abrir o cerrar su boca? Hablemos de la Alteración Temporomandibular

Al señalar la Articulación Temporomandibular, se hace referencia a ambas uniones de tipo bisagra que acoplan a la mandíbula con los huesos del cráneo y que, en conjunto con los músculos, ligamentos y discos,  permite los movimientos de apertura, cierre y lateralidad de la boca durante la masticación, el habla o la deglución.

La alteración de esta zona ocurre cuando se modifica el funcionamiento normal de dicha articulación, generando trastornos a nivel de los músculos y del hueso de la mandíbula. Por esta razón, todos aquellos problemas que dificultan el desempeño correcto de este sistema se agrupan bajo la denominación de: Desorden Temporomandibular.

Es frecuente escuchar que el paciente describe cómo su mandíbula salta, chasquea o se atora por unos segundos por lo que se hace complicado determinar la causa exacta de este padecimiento. A menudo la presencia de uno o varios síntomas puede ser indicativo de ésta alteración y la forma de confirmarla es mediante un diagnóstico completo que incluya historia odontológica exhaustiva, examen clínico y radiográfico.

 

Algunos de los síntomas del Desorden Temporomandibular más comunes son los siguientes:

  • Sensación de que la mandíbula se “traba”, se cierra o se sale de su lugar.
  • Chasquido o tronido durante los movimientos de apertura y cierre de la boca.
  • Molestias durante el bostezo, al abrir la boca ampliamente o al masticar.
  • Dolor en los músculos de la mandíbula.
  • Cambios repentinos en el modo en que los dientes superiores e inferiores encajan unos sobre otros.
  • Dolores de cabeza (frecuentemente parecidos a las migrañas), dolor de oídos, y dolor y presión por debajo de los ojos.

¿Cómo aliviar los síntomas del Desorden Temporomandibular?

Actualmente no existe un cura concreta para las alteraciones de la Articulación Temporomandibular; sin embargo se pueden emplear diversos métodos paliativos que reducen sus síntomas en forma significativa. Los profesionales pueden indicarle uno o varios de los siguientes tratamientos:

 

  1. Para el espasmo Muscular y el Dolor:
  • Aplicar calor húmedo en la zona.
  • Bajo indicación profesional tomar medicamentos miorrelajantes o analgésicos antiinflamatorios.
  • Aprender técnicas de relajación para controlar la tensión muscular y eliminar el estrés.
  1. Para reducirlos efectos dañinos de apretar los dientes excesivamente:
  • Su dentista recomendará el uso de un aparato denominado Placa Miorrelajante Muscular hecho a la medida de su boca y de su mordida, que se desliza sobre los dientes superiores y evita que se rechinen contra los inferiores.
  1. En casos severos: Cuando los otros tratamientos no logran corregir la alteración
  • Se recomienda Cirugía
Las dudas de los pacientes que requieren tratamiento de Ortodoncia (Brackets).

Las dudas de los pacientes que requieren tratamiento de Ortodoncia (Brackets).

  • ¿Por qué se tuercen los dientes?

En esta situación en particular participan tanto el factor hereditario: que incluye la posición en la que erupcionan los dientes (apiñados o muy separados) y el tamaño de los maxilares; como el factor ambiental: que nace de los hábitos del paciente sobre todo a edades tempranas, como por ejemplo chuparse el dedo, empujar los dientes con la lengua y por traumatismos en el maxilar o la mandíbula.

 

  • ¿Cuánto tiempo se debe usar el tratamiento de brackets dentales?

Depende principalmente de la edad, del tipo de maloclusión, la constancia, disciplina y colaboración del paciente; así como del sistema de ortodoncia que se haya seleccionado y de la presencia de enfermedades a nivel sistémico. Es por esta razón que la modificación de la mal posición dentaria para cada persona requiere de tiempos individualizados. Aproximadamente dicho tratamiento puede extenderse entre 8 y 24 meses.

 

  • ¿Genera dolor la colocación los brackets?

Lo que comúnmente se conoce como “brackeado” (instalación de la ortodoncia) no representa dolor alguno, siempre y cuando dicho procedimiento sea realizado por un especialista en el área de ortodoncia. Sin embargo, al iniciarse el respectivo movimiento de los dientes se produce una inflamación microscópica a nivel de las raíces que puede generar molestias, las cuales no se extienden por más de tres días después de los controles mensuales.

 

  • ¿Qué cuidados se deben tener al ser portador de ortodoncia?

Es fundamental, en primer lugar tener una óptima y minuciosa higiene bucal que incluya cepillado dental, el uso de enjuagues, hilo dental y de cepillos interdentales, después de cada comida. Además, debe evitarse la ingesta de alimentos muy duros o pegajosos y procurar masticar los alimentos en porciones pequeñas.