¿Por qué siento molestias en los dientes con el aire o cuando consumo algo frío?

¿Por qué siento molestias en los dientes con el aire o cuando consumo algo frío?

Ese dolor que muchos pacientes experimentan al momento de comer, tomar algo frio o con el roce del aire sobre las superficies de los dientes, se conoce como Sensibilidad Dental.

El paciente lo percibe como una sensación de corriente que pasa a través del diente y ocurre al perderse progresivamente el grosor de la capa que recubre la corona del diente (Esmalte); por debajo de ella se encuentra la capa que rodea directamente al nervio (Dentina), ella se caracteriza por poseer gran cantidad de canales que van desde su parte más externa hacia el interior del nervio dental.

Al reducirse el espesor de esmalte, estos canalículos de la dentina comienzan aquedar desprotegidos y se establece una conexión directa entre la pulpa dental y el exterior de la estructura, lo que permite que cualquier cambio térmico o ciertos comestibles produzcan estímulos dolorosos en el diente.

 

¿Qué puede causar la Sensibilidad Dental?

 

  1. Desplazamiento de la encía hacia la raíz del diente por las fuerzas excesivas y en sentido horizontal que se aplican durante el cepillado dental o por enfermedad periodontal.

 

  1. El uso de cremas dentales o productos para blanqueamiento dental (carbón activado, bicarbonato entre otros) que se distribuyen comercialmente y que son agentes abrasivos que rayan y desgastan el esmalte dental.

 

  1. El consumo de bebidas ácidas (jugo de limón, agua carbonatada entre otras) produce erosión o desgaste de tipo químico de la capa más superficial del diente y por consiguiente la exposición dela dentina.

 

  1. El rechinamiento de los dientes no solo ocasiona desgaste en las superficies de los dientes que contactan excesivamente, sino que también produce lesiones a nivel de los cuellos de las piezas dentales y fracturas que igualmente comprometen la dentina.

 

Recomendaciones para evitar la Sensibilidad Dental

Lo primero que se debe hacer al sentir éstas molestias en los dientes es descubrir la causa, para esto es necesario atenderse con un profesional de la salud bucal en primera instancia, el cual puede orientarle en cuanto al origen y el método más adecuado para calmar el dolor. En cualquiera de los casos anteriores, el odontólogo puede recomendarle:

 

  • Utilizar un cepillo dental de cerdas suaves y mejorar la técnica de cepillado con el fin de evitar la retracción de las encías. Del mismo modo evitar el uso de productos para blanqueamiento que no sean indicados por su odontólogo y que puedan generar abrasiones en el diente.

 

  • Cambiar su crema dental convencional por una que esté formulada especialmente para ayudar a reducir la sensibilidad o con altas concentraciones de flúor para fortalecer las áreas que han perdido esmalte. Así como cepillar sus dientes sin mojar antes el cepillo, sólo a expensas de su saliva para lograr la mayor efectividad de éstas cremas dentales.

 

  • Aplicar barnices con contenido de flúor en las áreas más sensibles para ayudar a fortalecer el diente o en su defecto realizar una restauración que repare las áreas de esmalte perdido.

 

 

 

 

 

 

USO DEL MICROSCOPIO EN ODONTOLOGÍA

USO DEL MICROSCOPIO EN ODONTOLOGÍA

Uno de los más importantes avances en la Odontología y sobre todo en la especialidad de Endodoncia ha sido la introducción del microscopio óptico, también llamado microscopio quirúrgico u operatorio, es una herramienta que nos permite trabajar sobre dientes a la vez que los visualizamos, aportándonos magnificación y luminosidad.

Resulta muy útil en todos los ámbitos de la odontología: endodonciaestéticaperiodonciaodontología conservadora e incluso en cirugías orales o implantologia. Utilizando el microscopio podemos conseguir:

  • Mejor precisión en el diagnostico dental.
  • Mejor visualización de los detalles.
  • Tratamientos más predecibles.
  • Mayor conservación del tejido.
  • Realizar una odontología menos invasiva.
  • Mejorar y optimizar la calidad de los tratamientos.
MICROSCOPIA EN ENDODONCIA

MICROSCOPIA EN ENDODONCIA

 

La endodoncia es la rama de la odontología que trata el sistema de conductos radiculares, es de vital importancia para salvaguardar dientes que han sufrido afecciones pulpares por varios factores de origen bacteriano (caries invasivas) o traumáticos.

El especialista en endodoncia capacitado en el uso del microscopio tiene a la mano una herramienta de gran importancia en los tratamientos de endodoncia quirúrgicos y no quirúrgicos, la cual brinda mayor capacidad de iluminación y magnificación, lo que permite tratar casos complejos o piezas dentales con anatomías aberrantes, además representa un gran avance principalmente en la realización de tratamientos endodónticos más conservadores, con una mayor predictibilidad.

Dentro de las ventajas de la utilización del microscopio óptico esta:

  • Observar detalladamente el sistema de conductos radiculares
  • Localización de conductos y tratar conductos calcificados con mayor seguridad
  • Remover instrumentos separados y postes
  • Cirugías apicales
  • Diagnóstico de fracturas y fisuras

La importancia e influencia de la tecnología en el área de endodoncia ha permitido una evolución muy notoria, en la actualidad la implementación de sistemas rotatorios, reciprocantes y uso de microscopio óptico dan un salto abismal al correcto diagnóstico y planeamiento de los procedimientos endodonticos.


[whatsapp]

¿Qué es una fístula dental?

¿Qué es una fístula dental?

Una fístula se define como una conexión o canal anormal. En la rama odontológica la fístula suele ser un canal entre un proceso infeccioso (absceso) de origen dental y el exterior.
Le evidencia clínica de la fístula es una especie de “punto blanco” o “grano ” que al tocarlo elimina pus. Este “punto blanco” usualmente se produce luego de pasar por un periodo de mayor dolor o inflamación de la zona. Al producirse la fístula el pus acumulado en el interior es expulsado (no totalmente) hacia afuera, descomprimiendo y aliviando la zona afectada.
La fístula es originada (en su mayoría) por procesos infecciosos de origen dental: Caries profundas, fracturas dentales, periodontitis, tratamientos de conductos fallidos, etc. La fístula no cura la infección, por tal motivo es necesario acudir al odontólogo para un tratamiento adecuado.
Usualmente, luego de producida la fístula y, habitualmente, la asociación con un antibiótico produce la desaparición del absceso. Ojo, esto no quiere decir que se haya curado o eliminado la causa del proceso infeccioso. Luego se debe realizar un tratamiento adecuado a dicha causa: Extracción dental, tratamiento de conducto, tratamientos periodontales, etc.
Si has observado alguna fístula en tu boca acude a Smile Design, te ayudaremos a aliviar las molestias y a tratar la causa de la mejor manera.

¿Una muela con endodoncia o tratamiento de conducto puede doler?

¿Una muela con endodoncia o tratamiento de conducto puede doler?

En primer lugar, vamos a hablar del dolor pos-operatorio o el que se produce después de ser realizada la endodoncia o tratamiento de conducto. Esta, es una de las consultas más comunes de nuestros visitantes y pacientes.
Al desaparecer la anestesia utilizada por el profesional en el momento de realizar el tratamiento y días posteriores, pueden suceder varias cosas:

• Dolor en la pieza tratada y especialmente al morder sobre ella.
• Sentir el diente “más alto” que los demás, y por consecuencia “chocar” antes que el resto al cerrar la boca.
• Inflamación (hinchazón) de la encía que rodea la pieza dental o la zona de la cara vecina a ella (esto no es muy común pero sucede ocasionalmente)

Todos estos síntomas NO quieren decir que fue un mal tratamiento o fue realizado agresivamente y sin cuidado, son solamente consecuencias normales de este.
Todos estos síntomas se producen debido a que durante el tratamiento, el “ligamento o membrana periodontal” que rodea las raíces del diente y lo une al hueso, se inflama y al inflamarse se genera dolor y un aumento de grosor de dicho ligamento, haciendo que el diente sobresalga más que el resto y duela al morder. También el dolor e inflamación de la encía y ocasionalmente el rostro, puede ser debido a la impulsión de bacterias y restos de tejido o material de la endodoncia, a través de la raíz (ápice) a las zonas vecinas durante el tratamiento, ocasionando una reacción del cuerpo para defenderse que se traduce en hinchazón y dolor. Todos estos síntomas pueden durar un par de horas hasta una semana después y volvemos a repetir, que sucedan estos inconvenientes no quiere decir que el tratamiento fue mal realizado.

Tenemos que tener en cuenta que una pieza dental cuando se le realiza una endodoncia se elimina el paquete vasculo-nervioso de su interior (el famoso “nervio”) y se lo rellena con una pasta especial para ese fin y así evitar su reinfección. Por tal motivo, el diente ya no “siente”, esta “muerto”. A este diente “muerto” lo podemos desgastar, agujerear o perforar sin necesidad de “anestesiarlo”. Este diente no percibe ningún tipo de estímulo. Cuando se forma una caries en una muela con tratamiento de conducto, no se produce ningún tipo de síntoma relacionado con dicha caries, ya que esos síntomas son captados por el paquete vasculo-nervioso del diente, en donde se encuentra el “nervio”. Dentro de estos síntomas podemos nombrar, alta sensibilidad al frio, calor, a lo dulce y por supuesto al dolor.

¿Es posible que yo siga sintiendo dolor en esa muela tratada con endodoncia?

En primer lugar hay que descartar la posibilidad que la endodoncia se haya realizado incorrectamente. Existen situaciones en que el tratamiento de conducto realizado incorrectamente vuelve a doler igual o más que antes de su intervención. Esto suele suceder inmediatamente o al poco tiempo de realizado.
Por supuesto que hay infinidad de cuestiones técnicas que se consideran incorrectas en el momento de realizar una endodoncia que sería imposible de explicar fácilmente en este artículo, y que sus consecuencia o deficiencias pueden observarse inmediatamente después de terminado el tratamiento hasta en años posteriores.

Un diente con endodoncia no dolerá como el “famoso dolor clásico de muela”, latidos o palpitaciones por ejemplo, porque ese dolor se produce en el interior del diente en donde ahora tenemos la pasta de relleno del tratamiento de conducto, pero si otro tipo de dolor o molestias.

Estos dolores o molestias se pueden producir por diferentes causas:

• Fracturas de la pieza dental tratada o parte de ella. Esto suele cuando la reconstrucción del diente es muy extensa o si el paciente se quedo con la “pasta o relleno provisorio” que se colocó durante la endodoncia y no fue remplazada por una obturación definitiva.
• Incorrecta realización de la endodoncia quedando conductos dentales sin tratar o en forma insuficiente. El tratamiento es realizar correctamente la endodoncia. La sintomatología puede ser desde una simple molestia al morder a una hinchazón de la encía vecina a la pieza dental con la endodoncia y el rostro, dolor difuso, calor en la zona y puede estar acompañado de inflamación de ganglios, fiebre y malestar general de la persona.
• Procesos infecciosos (absceso) crónicos en el hueso circundante (al morder suele dar una molestia en la pieza dental tratada). El tratamiento es realizar nuevamente una endodoncia o apicectomía o la extracción de la pieza afectada. Este proceso infeccioso crónico se puede “agudizar” es decir, reactivar, produciendo que se inflama la encía y los tejidos de la cara que rodea al diente como también dolor, adenopatías, fiebre y malestar.

Por este motivo visite Smile Design Su Clínica Dental para controlar los tratamientos de conductos realizados y evitar complicaciones posteriores.